Acerca del autor

Big Data, una nueva perspectiva para las operaciones logísticas

En su reconocido informe Big Data en Logística, DHL, el gigante mundial de la logística, refirió que el gran potencial que tienen los datos para este sector no era necesariamente una novedad y que su largo alcance era ya ampliamente conocido en esta industria. No obstante, la implementación del Big Data en logística era aun muy incipiente. ¿Por qué?, para DHL, la respuesta era sencilla: “éste es un activo de alto valor que las empresas pueden explotar sólo en la medida en que cambien de mentalidad en torno al negocio y apliquen las técnicas de recabado de información adecuadas”.

Aún tres años después de presentado este informe, DHL sigue teniendo la razón. Implementar sistemas de gestión de datos en empresas del sector logístico es una decisión que no solo requiere una considerable inversión, sino también, voluntad empresarial.

En un pasado no muy lejano, el exceso de datos e información sólo podía ser sinónimo de una bodega abarrotada de documentos y facturas, o de cientos de incomprensibles archivos de Excel. Conservar estos documentos aparecía como una prevención ante requerimientos futuros y auditorías, o simplemente como un soporte de las operaciones realizadas. Pero con el inminente desarrollo tecnológico que ha tenido lugar en la última década, los datos se han convertido en una fuente invaluable de negocios, ingresos, estrategias e ideas.

Datos: ‘la gallina de los huevos de oro’ en logística

Los grandes volúmenes de datos, recientemente denominados Big Data son seguramente más útiles para el sector logístico que para cualquier otro segmento de mercado o industria. Esto, debido a que en medio de la cadena de suministro se genera información en cantidades incalculables; el envío y entrega de mercancías cada minuto del día, deja rastros (datos) que permitirían proyectar cualquier negocio hacia el futuro.

Así, el Big Data aparece en el radar de la logística como una herramienta que posibilita operaciones más eficientes, clientes satisfechos y, especialmente, nuevos modelos de negocio. Además, gestionar datos recabados en diferentes momentos de la cadena de suministro permite también reconocer tendencias y necesidades e identificar fallas operativas que retrasan los procesos.

Las bondades de la implementación del Big Data en logística aparecen infinitas, y ya muchos operadores están optando por acceder a nuevas tecnologías de software y sistemas que faciliten la gestión de datos, pues más que tendencia, lo ven como un elemento que puede cambiar por completo las condiciones de juego en este sector. Así lo indica el estudio Tendencias y Estrategias en Logística y Cadena de Suministro, realizado por la firma BVL International. Éste sostiene que un 60% de las compañías consultadas consideran invertir recursos para análisis de datos en los próximos cinco años.

Aspectos a contemplar para implementar Big Data en el sector logístico

Según detalla el anteriormente mencionado informe de DHL, desarrollado en asocio con las compañías T-Systems y Detecon Consulting, la información es un elemento indispensable para lograr una diferenciación competitiva. Y para esto, el universo digital en franca expansión brinda todas las garantías necesarias para lograr dicha diferenciación. De acuerdo con lo plasmado en el mismo documento, el secreto para lograr este objetivo reside en las capacidades y creatividad que desarrollen las compañías para generar sus propias fuentes de datos, organizarlos, establecer sus oportunidades de mejora, seleccionar los que más se ajusten a sus necesidades particulares y proceder así al análisis.

No obstante lo anterior, es importante entender la premisa de que el Big Data es una herramienta que solo funciona a partir de la retroalimentación del consumidor y, en esa medida, es necesario generar las condiciones de comunicación y crear un canal efectivo mediante el cual circule la información. El feedback del cliente será el sustrato indispensable para identificar tendencias, hábitos de consumo y necesidades.

Ante este panorama, Big Data no consiste únicamente en la gestión de la información, sino que va mucho más allá de la recolección e interpretación de los datos. Es una puerta abierta hacia la innovación que demanda una inversión en una plataforma tecnológica integral que se encargue de todas las instancias del proceso de gestión de datos (recogida, almacenaje, segregación, procesamiento y consolidación).

Si se logra un sistema eficiente para la gestión de datos, una compañía podría acceder a información relevante que le puede resultar benéfica en diferentes ámbitos. Por ejemplo, el operador logístico puede controlar los tiempos empleados en una actividad, conocer los destinos de entregas más frecuentes, la cantidad de materias primas requeridas en un proceso y el espacio de almacenamiento disponibles en una bodega, entre otros.

En concusión, el uso de datos puede significar beneficios inmensos para un operador logístico. Para cumplir este objetivo, es necesario generar sincronía entre todas las áreas de operación para recoger los datos de manera eficiente. Además, es importante mantener su calidad e integridad y hacer un monitoreo constante de los mismos que permita consolidar información cuando sea requerido. Particularmente, se debe prestar atención especial al momento de almacenar el material en la plataforma destinada para su gestión, pues del margen de error en esta parte del proceso, pueden resultar dependiendo muchas decisiones cruciales.

Finalmente, vale la pena destacar que se debe hacer un uso responsable de la información. En Colombia, particularmente, existen políticas y leyes estrictas en torno al manejo de datos personales que deben ser acatadas en todas las instancias del proceso de gestión. Respetar la privacidad del cliente y usuario, siempre deberá ser una prioridad cuando se incorpora el Big Data a la cadena logística.